Hiperrealismo-La-conquista-de-lo-real-4

Hiperrealismo / La conquista de lo real

“Pigmalión se dirigió a la estatua, y al tocarla, le pareció que estaba caliente, que el marfil se ablandaba y que deponiendo su dureza, cedía a los dedos suavemente, como la cera del monte Himeto se ablanda a los rayos del Sol y se deja manejar con los dedos, tomando varias figuras y haciéndose más dócil y blanda con el manejo. Al verlo, Pigmalión se llenó de un gran gozo mezclado de temor, creyendo que se engañaba. Volvió a tocar la estatua otra vez y se cercioró de que era un cuerpo flexible y que las venas daban sus pulsaciones al explorarlas con los dedos”.-
Publio Ovidio Nasón (43 a.C., a 17 d.C) poeta romano

 

Cuenta la leyenda, que Pigmalión, rey de Chipre, en su búsqueda exhaustiva y eterna de encontrar a la mujer perfecta para hacerla su esposa, y no encontrarla, se dedicó a crear las más bellas esculturas para invadir la ausencia y el vacío de aquella que nunca llegó. Una de sus más espléndidas obras recibió el nombre de Galatea. Su belleza y perfección hicieron que el propio escultor se enamorara de la estatua, de su propia creación. Se dice, que el amor de Pigmalión era tal, que Venus le concedió traerla en vida, pues conmovida por el deseo del rey hacia lo no carnal, le dijo: “mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal”, y así, gracias a la diosa del amor, se conquistó la realidad y Galatea se convirtió en humana.

La conquista de lo real 
Pigmalión y Galatea, de Jean-Léon Gérome (1824-1904)

 Al menos desde Platón, la teoría y la práctica de las artes visuales ha sido, casi exclusivamente, en la relación entre lo real y la copia. La historia del arte se ha escrito como una historia de la conquista y apropiación de lo real, como una historia de la mímesis. El hombre, desde su origen, ha buscado apropiarse de la realidad, lo que se ha logrado gracias a las representaciones plásticas, a la fotografía, a la escritura. Es así, que el efecto Pigmalión sigue vigente. Hoy en día, ya no amamos las cosas, amamos la representación de las cosas. Todo se ha convertido en simulacro.

Vivimos en la época de la masificación de la imagen, y todo lo que conocemos lo volvemos copia, figura, foto; lo pasamos a la pantalla. Las redes, la comunicación en decadencia, la importancia de una realidad alterna de apariencias nos han llevado a vivir en la época del distanciamiento. Así como Pigmalión se enamoró de su creación, de la figura de marfil, pues la realidad le quedó pequeña y vaga, el hiperrealismo es una expresión artística que partiendo de la realidad, busca hacer un arte tan preciso que oculte el mínimo destello de no-realidad.

 

Hiperrealismo y simulacro: El arte de ocultar el arte

Dice Victor Stoichita (1949) historiador y crítico de arte, que el simulacro es un objeto hecho, un artefacto, que si bien puede producir un efecto de semejanza, al mismo tiempo enmascara la ausencia de modelo. El simulacro juega a ser realidad; una hiperrealidad. La reconstrucción no es verídica, pero se asemeja. Es su conquista. Por esto, el simulacro asusta; por borrar los límites entre realidad e imagen, de manera que el simulacro se vuelve siniestro, transforma al sujeto en objeto.

El Hiperrealismo es una expresión artística que hace imágenes de imágenes. La perfección de estas representaciones es tal que se rompen los límites entre realidad y ficción, lo que produce incertidumbre y desconcierto en el espectador quien no sabe si lo que está viendo es la cosa, o la representación de la cosa.

 Cuando la realidad no es suficiente, el hombre la recrea, y así la sustituye. El hiperrealismo es la conquista de la fotografía, la sustitución de la forma más real que se tenía para encarnar vida. Los artistas de esta tendencia no denuncian, ni hacen decoraciones de la realidad, sino que cual trampantojo, las obras de esta corriente buscan engañar al espectador y hacerle dudar sobre lo que se presenta delante de sus propios ojos. 

 hiperrealismo

Alyssa Monks

 

Francisco Casas (Jaen, España, 1976), exponente de esta corriente, es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada. A pesar de ser un artista joven, su trabajo ya ha participado en varias exposiciones. Ver su trabajo resulta siniestro. Sus obras realizadas con pluma juegan con la noción de simulacro, ya que la precisión minuciosa de su trazo, hace que olvidemos por un instante que se trata de la materialización de una idea; que olvidemos que sus juguetonas y desenvueltas figuras no existen, pues parece están detenidas en el tiempo, como si por cuestión de segundos se hubieran paralizado ante nosotros; pero no, son tan reales como Galatea.

 Hiperrealismo : La conquista de lo real 1

Casas juega con la noción de simulacro para recrear situaciones de la vida cotidiana y actuales. Su obra, dentro de la estética del hiperrealismo o fotorrealismo, capta la realidad tal cual la captaría una cámara fotográfica. Vemos cómo nos acerca las prácticas humanas de manera que al saber que son obra plástica, participan o tienen una coartada estética. No nos son tan agresivas o transgresoras como resultaría la fotografía real de estas situaciones. Su obra obsesiva y apasionada, elaborada a base de trazos pintados con pluma Bic, podría confundirse con una fotografía.

Hiperrealismo : La conquista de lo real 10

 

Hiperrealismo : La conquista de lo real 2          

Obras boli Bic juan Francisco Casas

                    
Hiperrealismo : La conquista de lo real 4

Su destreza técnica fue aplicada a una de sus series, por ejemplo, para la cual el artista convocó desde su página oficial de Facebook a que sus seguidoras femeninas le enviasen selfies (autofotos), de las cuales escogió 60 para convertirlas en dibujo. La originalidad radica en la monocromía de tono azul, en la representación de espacios íntimos en los que aparecen chicas jóvenes y guapas, con muy poca ropa y posturas sugerentes, muy ad hoc con la tendencia de la selfie.

Si la realidad es pura apariencia, ésta es la metáfora de nuestra existencia.

Hiperrealismo : La conquista de lo real 11

Hiperrealismo : La conquista de lo real 12 

***

Referencias:

– Barthes,Roland. La Cámara Lúcida, Ediciones Paidós Ibérica: Barcelona, 2009
– Welson, Robert. Critical terms for Art History. University of Chicago press: Chicago, 1996
http://www.juanfranciscocasas.com/

Por Pilar Turu diciembre 16, 2014@pilarturu

About Claudio Valerio Gaetani